Licencia Creative Commons
Hojas al vuelo por Máximo Silencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en hojasalvuelo.blogspot.com.

viernes, 31 de diciembre de 2010

De la vejez a la juventud


Cuando los años pasan, muchos creen que es síntoma del tiempo, del inexorable curso de la historia que siempre se dirige hacia el final, hacia un desenlace que se asemeja a nuestra vida: de la juventud a la vejez, de la vitalidad al desasosiego... Sin embargo, si miramos el curso de los hechos, el camino de la redención cristiana, a la naturaleza del calendario... veremos que todo siempre es renovación: de lo viejo a lo nuevo hay un solo paso y ese paso hoy, a modo de extraño simbolismo, se consuma mediante 12 campanadas. Ese repicar de las campanas de la Puerta del Sol, del reloj atómico de la NASA o de las manecillas de mi reloj de pulsera, nos indican de manera convincente que nada envejece, que solo hay una transformación a lo nuevo, que la muerte es un engaño de nuestros ojos y que detrás de la enfermedad nos espera otro camino, material o espiritual, pero otro camino de inextinguible llama hacia la eternidad.

jueves, 30 de diciembre de 2010

La Travesía del Viajero del Alba


Muchos de vosotros conoceréis esta obra encuadrada dentro de la serie Crónicas de Narnia del genial autor Clive Staples Lewis. Unos jóvenes que pertenecen a la cruda realidad de las primeras décadas del s. XX en el continente europeo que viajan a un reino, donde gobiernan bajo el mandato de Aslan, un león parlante con un gran y profundo sentido de generosidad, poder... En definitiva, aquellos que conozcáis estas obras del autor mencionado sabéis que habla de modo recurrente, mediante la alegoría, del Cristianismo y de Jesús. Y en concreto la Travesía del Viajero del Alba me parece una historia deliciosa y que revuelve todo el canon personal porque relata algo que a mi entender es fundamental en el desarrollo no solo de un cristiano sino de una persona normal y corriente: la conversión. Todo el cuento nos presenta la vida como un mar que se ve abordado por deseos, ilusiones y misiones y la única forma de llegar hasta el final y no perecer es el cambio. Así Eustace se convierte en dragón a modo de maldición que le hace arrepentirse, así los deseos de protagonismo de Edmund desaparecen por la humildad del amor a los demás, así Lucy deja de envidiar a su hermana y su belleza para considerarse igual de capaz...

Es una historia, que os recomiendo de modo especial para que la leáis y si queréis veáis la película. El libro es impresionante. Muchos, acusan a Lewis respecto de Tolkien de un uso excesivo de la alegoría, pero hay una virtud que Lewis posee y es que es un genial comunicador. Las Crónicas de Narnia, y en particular el tomo mencionado destila un conocimiento muy claro de lo que significa vida cristiana y virtuosa, no de forma teórica, sino mediante una historia deliciosa que te arrastra hasta el fin del mundo describiéndote la actitud de los hombres ante sus propios demonios, los peligros de la vida... Es una obra maestra sin duda.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Nochebuena

¡OS UNA FELIZ NAVIDAD Y UN PROSPERO AÑO 2011!

nacimiento de jesus

Que la Sagrada familia os acompañe en estas fiestas tan señaladas. Ojalá tengáis un buen festín en Nochebuena y que lo paséis bien con vuestras familias y amigos. 

Yo estoy con mi particular animadversión contra el espíritu navideño, aunque como son excentricidades propias no podía dejar de  felicitaros. 


Antonio Rivero Díaz

martes, 21 de diciembre de 2010

El cabrero


Siempre paseaba el cabrero a sus toscos animales por el prado verde de enfrente de mi casa, aquella que coronaba el valle del Guadalquivir, aquel que se llenaba de niebla en invierno. Silbaba a sus perros y con una simple mirada reunía a sus cabras, que pastaban frenéticamente, como barriendo el páramo de la suciedad verde esmeralda. Con el tiempo, esa estampa insufrible se volvió contra uno en un apoteosis sentimental. Y llegó la nieve y las letras y el árbol esponjoso de plástico y las luces de color eléctrico y los sueños imposibles que parecían pesadillas... ¿Que ha pasado? - me preguntaba cada noche. Yo me respondía con el cliché: "Las cosas del destino". Resultó no ser el destino el causante de mi fragilidad extraña. Era el cabrero, el pastor y su rebaño, el pastor que me confundía hasta de noche con los gruñidos de sus animales, con la nada exhalando un suspiro que no existe.  

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Se acabaron los exámenes y comienza la Navidad.



Tres días infernales. El mareo, el estudio y una falsa libertad casi absoluta fijaban la norma que seguir estas pruebas.Pero con el purgatorio ya sufrido estoy aquí escuchando "Love and Marriage" de Frank Sinatra, tomándome un whisky imaginario y al pie de una chimenea digital. Estoy feliz. Hoy todavía dura la situación anómala en forma de hastío, dolor de cuello... pero mañana estoy seguro que seré un hombre nuevo. 


sábado, 4 de diciembre de 2010

El resentimiento a la pestilencia navideña.


Solo respeto las fiestas navideñas como un período donde se rememora la venida de Nuestro Señor Jesucristo. En todo lo demás la navidad me parece la fiesta más absurda que he conocido nunca. Se ha creado en torno a ella un halo de esperanza, de caridad obligada, de amor a la familia superfluo, de generosidad consumista... que me tiene un regusto, no a capitalismo, sino a profundo fariseísmo pseudo religioso.

Puede haber habido numerosas disputas durante el año, incluso insultos, vejaciones... Puede haber habido malas miradas a los mendigos, puede haber habido políticas laicistas desde gobiernos y ayuntamientos sectarios... Pero en estas fiestas, que existen gracias a la costumbre cristiana, el familiar que insulta y el insultado se muerden la lengua y sonríen felices en la fiesta pagana de la solidaridad. Los ayuntamientos, cubren de luces, numerosos lugares, como si eso diera sabor navideño a nuestra miseria. Las políticas sectarias se atenúan, para después, el 6 de enero tomar de nuevo graves represalias contra aquellos que se oponen al totalitarismo democrático. El Corte Ingles, Hipercor, Carrefour, PSOE, PP... todos alegres no por la venida de Cristo, sino por el regreso del hipócrita Satanás. Sí, Satán, disfrazado de la solidaridad más tibia, más falsa, más egoísta. Recordemos que Satán no es el Saurón de la Tierra Media o Morgoth de Beleriand, más bien es un ángel vestido de flores y armado de cuchillos (y regalos).

Lo siento...

*I amar prestar aen (El Mundo ha cambiado)
Han mathon ne nen (Lo siento en el agua)
Han mathon ne chae (Lo siento en la tierra)
A han noston ned gwilith (Lo huelo en el aire)