Licencia Creative Commons
Hojas al vuelo por Máximo Silencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en hojasalvuelo.blogspot.com.

domingo, 1 de noviembre de 2009

Impresiones de un caminante.


cementerio pintura Pictures, Images and Photos

Los niños se visten de brujas y demonios y piden caramelos que endulzan el alma; las brujas y los demonios se encierran en sus chozas la noche de todos los santos. Los jovenes salen en mangas de camisa a buscar la hiel del espíritu femenino y los mayores esperan que pase este día terrible que no entienden.

Yo tampoco lo entiendo por desgracia y soy niño en parte, joven de cuerpo y adulto en prácticas. Halloween invade el alma de las calles y los santos se encierran en las sacristías y las iglesias. Paganismo olvidado que vuelve por la solemnidad de noviembre.

13 comentarios:

Nemessis. dijo...

A mí me gusta ver como los niños más pequeños disfrutan de una tierna infancia antes de que se levanten una mañana y se den cuenta que tampoco entienden este día.

Un abrazo desde Cataluña.

Antonio Azuaga dijo...

…Yo tampoco, admirado tocayo; pero en mi caso es normal. Por la edad, la mía naturalmente. Anteayer oía, por algún medio de ésos que hacen “pensar” al mundo, que Halloween se había convertido “ya” en una tradición nuestra. Me pareció curioso: cuando todo está tan caro, los conceptos y sus palabras se abaratan milagrosamente. ¡Una “tradición” se obtiene a cambio de unos pocos lustros! ¡Menos, incluso!

Habrá que invertir en tradiciones: son un negocio seguro.

Un saludo.

Antonio Rivero dijo...

Entender este día requiere paganismo y el hombre adulto, sabe que el paganismo nos hunde en la miseria y la esclavitud.

Sexo, Alcohol y nuevas tradiciones traen consigo también estandarización de la cultura. Los cristianos hicimos lo mismo con el fervor de fomentar el amor a Dios, la mitología, con aires de modernidad, quiere recuperar su territorio con deseos de esclavitud.

Saludos Nemessis

Antonio Rivero dijo...

A cambio de unos lustros y a cambio de un fin político, el pensamiento único. Lo peor de todo es que además se frivoliza con la fiesta en la que celebramos, o más bien lloramos, cada año a nuestros difuntos...

Habrá que volver a darle de nuevo un sentido a esta solemnidad. SE nota al ver solo, en los cementerios, a hombres y mujeres mayores de 40 años...

Negocio seguro, pero está en las manos de nosotros, los jovenes...(Por desgracia, perdona mi pesimismo)

Un abrazo Antonio

Rumbo fijo dijo...

Estoy contigo. Yo tampoco soy mayor. Se supone que he crecido que esta supuesta tradición y aún y así no la siento mía. Y no creo que me suceda.

Es una tradición americana. Nosotros siempre hemos sido devotos a nuestra religión. O lo hemos intentado. Ahora mismo, es una cruzada. (jaja)

Hoy he ido al cine. He visto Agora. Y me han llamado la atención 3 cosas:

1. Lo poco que piensan las masas
2. La violencia (que ahora es más verbal, aunque no deja de ser violencia)
3. Que el conocimiento es libertad y que ahora, en el 2009, nadie lo sabe.

No me importa que la gente acune Haloween como nueva tradición. Si la conocen. Si saben su razón de ser. (No deja de ser una vertiente de nuestras creencias cristianas) Pero lo censuraré si se convierte en un medio para augmentar el consumismo. (Y el culto al materialismo)

Y yo también estoy pesimista. Vaya asco de sociedad.

Besos

Antonio Rivero dijo...

Rumbo fijo, todo los humanistas de este siglo nos vemos inclinados al pesimismo debido a esta sociedad relativista que nada le importa el hombre sino el individuo, el placer... Halloween es una faceta más del materialismo liberal que nos oprime.

Respecto a Agora, te recomiendo que leas esta crítica que José Ramón Ayllón cita en su blog (no sé si conoces a este prestigioso escritor y filosofo).

http://joserraayllon.blogspot.com/2009/10/hipatia-y-auschwitz.html

Un saludo y no digas eso de "¡que asco a la sociedad!" sino ¡que pena de sociedad! porque ellos no son tan afortunados como nosotros que vemos la realidad con algo más de claridad, seamos del signo o de la creencia que sea.

Un fuerte abrazo Carmina...

Julio dijo...

Susurros del alma...Vale tela.

Antonio Azuaga dijo...

Sólo un apunte más acerca de las tradiciones. Recurriendo a las matemáticas, a sus “potencias” numéricas, yo creo que una tradición es una creencia elevada a una costumbre: la base es la creencia y el exponente la costumbre. En mi opinión con Halloween, con otras muchas cosas también, pasa la contrario, que una costumbre, importada, quiere elevarse a creencia. Y esto es un artificio; porque no se cree en nada por mera repetición del rito, sino que surge el rito porque se cree en algo. Cosa distinta es que una creencia absorba una costumbre. Pero en este caso siempre aparecerá el sello de identidad de aquélla y se transformará en otra cosa; se convertirá en una tradición propia que procede de otra ajena.

Así era la Historia, cuyas coordenadas fundamentales las marcaba la cronología, la lenta cronología en que el proceso configuraba un sentido. Claro que ahora no, ahora es un mercado de sandeces sustitutorias, de virtualidades que parecen ser mundo, que lo intentan, y sólo son un espectáculo de variopintos “efectos especiales”. Sin sentido siempre. Sin ningún sentido.

Perdón por la invasión (me enrollo con una facilidad pasmosa), y perdón a Rumbo fijo por el pequeño desacuerdo.

Un abrazo, mi joven amigo.

Antonio Rivero dijo...

Julio encantado de que te pases por aquí. Un abrazo...

Antonio Rivero dijo...

Antonio totalmente de acuerdo contigo a la espera de la contestación de Rumbo fijo...

Saludos

Rocío dijo...

Una fiesta más... que los niños se diviertan con sus disfraces... Aunque no la entendamos.

Soledad dijo...

Niños tu lo has dicho, Rocío, una fiesta para niños...

Saludos

Rumbo fijo dijo...

Antonio Azuaga, estoy de acuerdo con tu fórmula matemática, para qué negarlo. Pero a la vez pienso que en un principio, Haloween era un homenaje a los difuntos. Que ahora se haya convertido en carnaval es otra historia (aunque también el carnaval, antes, era otra historia)

España es un país de ritos. Y quizá por ello se haya optado por Haloween. Es más divertido disfrazarse y pedir en puertas ajenas que celebrar una misa o ir al cementerio. Pero tampoco se le puede pedir a una sociedad desarraigada de sus tradiciones que vuelva a su ayer (o a las propias). Por ello, creo, apuestan por las ajenas.

Supongo que en América creen en ello. Pero aquí se hace por pura diversión y, opino que en parte también por el autoconvencimiento de que nuestros propios ritos son arcaicos y aburridos.

Aún y así, la repetición a veces produce la creencia. Y más si a tus hijos, desde pequeños, les instas a creer en un día como ese. Entonces sí se produce la situación de la creencia crea el rito. Y, ¿no es eso lo que muchos están haciendo? ¿Mostrar a sus hijos el supuesto valor y significado de Haloween?

Por otra parte, estudio historia. Sé que se basa en cronologías. Pero también es bastante incierta. Los historiadores crean historia a partir de conjeturas basadas en conjeturas sobre ´lo que se descubre, bien sean figurillas, pinturas o arquitectura (etc) o documentos. Pero nunca se puede decir con certeza que la historia sea cierta. Muchas veces los documentos son escritos personales (o sea, en los que toma parte la visión subjetiva de alguien) o son simples listas.

No sé, soy consciente de que usted es profesor y de que sabe mucho más que yo, pero no puedo evitar barajar estas posibilidades. Estoy de acuerdo con lo que dice que ahora es un mercado, pero creo que se debe a la prisa que tenemos por querer que nuestra sociedad sea recordada en el tiempo que no estemos. Pero también creo que éso se ha hecho siempre.

Me remito a lo que le dije un día, el ser humano, si no es estúpido, actúa como tal.

Disculpad el desorden, sé que a veces no escribo marcando una estructura. Pero espero que se me entienda (esa duda me acosa a veces)

Saludos

Lo siento...

*I amar prestar aen (El Mundo ha cambiado)
Han mathon ne nen (Lo siento en el agua)
Han mathon ne chae (Lo siento en la tierra)
A han noston ned gwilith (Lo huelo en el aire)