Licencia Creative Commons
Hojas al vuelo por Máximo Silencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en hojasalvuelo.blogspot.com.

viernes, 31 de diciembre de 2010

De la vejez a la juventud


Cuando los años pasan, muchos creen que es síntoma del tiempo, del inexorable curso de la historia que siempre se dirige hacia el final, hacia un desenlace que se asemeja a nuestra vida: de la juventud a la vejez, de la vitalidad al desasosiego... Sin embargo, si miramos el curso de los hechos, el camino de la redención cristiana, a la naturaleza del calendario... veremos que todo siempre es renovación: de lo viejo a lo nuevo hay un solo paso y ese paso hoy, a modo de extraño simbolismo, se consuma mediante 12 campanadas. Ese repicar de las campanas de la Puerta del Sol, del reloj atómico de la NASA o de las manecillas de mi reloj de pulsera, nos indican de manera convincente que nada envejece, que solo hay una transformación a lo nuevo, que la muerte es un engaño de nuestros ojos y que detrás de la enfermedad nos espera otro camino, material o espiritual, pero otro camino de inextinguible llama hacia la eternidad.

jueves, 30 de diciembre de 2010

La Travesía del Viajero del Alba


Muchos de vosotros conoceréis esta obra encuadrada dentro de la serie Crónicas de Narnia del genial autor Clive Staples Lewis. Unos jóvenes que pertenecen a la cruda realidad de las primeras décadas del s. XX en el continente europeo que viajan a un reino, donde gobiernan bajo el mandato de Aslan, un león parlante con un gran y profundo sentido de generosidad, poder... En definitiva, aquellos que conozcáis estas obras del autor mencionado sabéis que habla de modo recurrente, mediante la alegoría, del Cristianismo y de Jesús. Y en concreto la Travesía del Viajero del Alba me parece una historia deliciosa y que revuelve todo el canon personal porque relata algo que a mi entender es fundamental en el desarrollo no solo de un cristiano sino de una persona normal y corriente: la conversión. Todo el cuento nos presenta la vida como un mar que se ve abordado por deseos, ilusiones y misiones y la única forma de llegar hasta el final y no perecer es el cambio. Así Eustace se convierte en dragón a modo de maldición que le hace arrepentirse, así los deseos de protagonismo de Edmund desaparecen por la humildad del amor a los demás, así Lucy deja de envidiar a su hermana y su belleza para considerarse igual de capaz...

Es una historia, que os recomiendo de modo especial para que la leáis y si queréis veáis la película. El libro es impresionante. Muchos, acusan a Lewis respecto de Tolkien de un uso excesivo de la alegoría, pero hay una virtud que Lewis posee y es que es un genial comunicador. Las Crónicas de Narnia, y en particular el tomo mencionado destila un conocimiento muy claro de lo que significa vida cristiana y virtuosa, no de forma teórica, sino mediante una historia deliciosa que te arrastra hasta el fin del mundo describiéndote la actitud de los hombres ante sus propios demonios, los peligros de la vida... Es una obra maestra sin duda.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Nochebuena

¡OS UNA FELIZ NAVIDAD Y UN PROSPERO AÑO 2011!

nacimiento de jesus

Que la Sagrada familia os acompañe en estas fiestas tan señaladas. Ojalá tengáis un buen festín en Nochebuena y que lo paséis bien con vuestras familias y amigos. 

Yo estoy con mi particular animadversión contra el espíritu navideño, aunque como son excentricidades propias no podía dejar de  felicitaros. 


Antonio Rivero Díaz

martes, 21 de diciembre de 2010

El cabrero


Siempre paseaba el cabrero a sus toscos animales por el prado verde de enfrente de mi casa, aquella que coronaba el valle del Guadalquivir, aquel que se llenaba de niebla en invierno. Silbaba a sus perros y con una simple mirada reunía a sus cabras, que pastaban frenéticamente, como barriendo el páramo de la suciedad verde esmeralda. Con el tiempo, esa estampa insufrible se volvió contra uno en un apoteosis sentimental. Y llegó la nieve y las letras y el árbol esponjoso de plástico y las luces de color eléctrico y los sueños imposibles que parecían pesadillas... ¿Que ha pasado? - me preguntaba cada noche. Yo me respondía con el cliché: "Las cosas del destino". Resultó no ser el destino el causante de mi fragilidad extraña. Era el cabrero, el pastor y su rebaño, el pastor que me confundía hasta de noche con los gruñidos de sus animales, con la nada exhalando un suspiro que no existe.  

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Se acabaron los exámenes y comienza la Navidad.



Tres días infernales. El mareo, el estudio y una falsa libertad casi absoluta fijaban la norma que seguir estas pruebas.Pero con el purgatorio ya sufrido estoy aquí escuchando "Love and Marriage" de Frank Sinatra, tomándome un whisky imaginario y al pie de una chimenea digital. Estoy feliz. Hoy todavía dura la situación anómala en forma de hastío, dolor de cuello... pero mañana estoy seguro que seré un hombre nuevo. 


sábado, 4 de diciembre de 2010

El resentimiento a la pestilencia navideña.


Solo respeto las fiestas navideñas como un período donde se rememora la venida de Nuestro Señor Jesucristo. En todo lo demás la navidad me parece la fiesta más absurda que he conocido nunca. Se ha creado en torno a ella un halo de esperanza, de caridad obligada, de amor a la familia superfluo, de generosidad consumista... que me tiene un regusto, no a capitalismo, sino a profundo fariseísmo pseudo religioso.

Puede haber habido numerosas disputas durante el año, incluso insultos, vejaciones... Puede haber habido malas miradas a los mendigos, puede haber habido políticas laicistas desde gobiernos y ayuntamientos sectarios... Pero en estas fiestas, que existen gracias a la costumbre cristiana, el familiar que insulta y el insultado se muerden la lengua y sonríen felices en la fiesta pagana de la solidaridad. Los ayuntamientos, cubren de luces, numerosos lugares, como si eso diera sabor navideño a nuestra miseria. Las políticas sectarias se atenúan, para después, el 6 de enero tomar de nuevo graves represalias contra aquellos que se oponen al totalitarismo democrático. El Corte Ingles, Hipercor, Carrefour, PSOE, PP... todos alegres no por la venida de Cristo, sino por el regreso del hipócrita Satanás. Sí, Satán, disfrazado de la solidaridad más tibia, más falsa, más egoísta. Recordemos que Satán no es el Saurón de la Tierra Media o Morgoth de Beleriand, más bien es un ángel vestido de flores y armado de cuchillos (y regalos).

martes, 30 de noviembre de 2010

domingo, 28 de noviembre de 2010

"Con el tiempo" por fin tengo materia para una crónica poética.



Estoy disfrutando mucho de la nueva joya de Enrique García Máiquez, "Con el Tiempo", y no solo yo, sino que mi madre, que no suele leer poesía, también ha quedado cautivada por los poemas tan sentidos de este poemario. Como tampoco soy yo un crítico de literatura, ni tengo el conocimiento de un experto, solo puedo decir que me ha encantado. Pero... a raíz de este libro quiero hacer una breve crónica sobre como fue el recital poético del Viernes en la Universidad de Sevilla, que no fue muy concurrido por multitudes, aunque sí por las suficientes personas para que hubiera un ambiente de lo más acogedor y poético en una tarde ya anochecida, lluviosa y fría.

Llegué justamente a las 19.20, con mi amigo Fernando y con sus comentarios sin alma, como el diría. Avanzamos por aquellos pasillos, antiguos corredores de la Real Fábrica de Tabacos, (curioso nombre para un lugar donde esa prohibido fumar), y en la puerta del Aula Luis Cernuda, se apiñaban los primeros en llegar, entre ellos José Julio Cabanillas, uno de los protagonistas de la noche, José María Jurado, María Eugenia Reyes... y otros que no recuerdo. Empezó a llegar gente, como la presentadora de los poetas que nos iban deleitar con sus versos (José Julio y Enrique), Rocío Arana, o Cerero. Y empezó a correr el tiempo y el impulso de este nos llevó a una sala donde se escucharon algunos poemas deliciosos de José Julio y otros del libro ya nombrado de Enrique... Solo puedo recordar los poemas de Enrique porque los tengo en un libro. Es una pena no poder nombrar los versos de José Julio, que también llegaron muy hondo.


LA VOCACIÓN

¿Por qué escribir en verso si la prosa
es fácil, la publican, me la pagan
y tiene hasta lectores? La respuesta
es solo esta pregunta, cada noche.


VARIACIÓN SOBRE CARDENAL

Sensibles treintañeras, que algún día leáis
mis versos encendidos de pasión conyugal
y soñéis un poeta con cierto aire bohemio
pero a la vez monógamo y siempre muy romántico,

sabed que yo los hice a una como vosotras
-idéntica- y que ella, sin embargo,
prefería, sin duda,
que pusiese la mesa y fregase los platos.



Tras el recital nos dirigimos a un bar, que  no recuerdo el nombre, y allí, como siempre aburrí al que se me acercaba, hablando de filosofía, de carlismo y de nosécuantas parruchadas... Se bebió cerveza, cocacola, fanta; se fumó a raudales; se habló sobre el cosmos, la vida y maquillaje, y fue una velada que para mí terminó a las 10.45. Me fuí con un libro en el regazo, con la alegría y la tristeza de haber escuchado poemas que ahora no tengo en mis posesiones, y con la lluvia en mi paraguas.



AVISO:

He de recordaros, además, que el próximo viernes se produce la presentación en Sevilla de un fantástico libro lleno de anécdotas, dificultades, pericias y actos heroicos en la Guerra Civil sobre los tercios de requetés.  El libro se titula "Requetés, en las trincheras del olvido". Se presentará en el hotel NH Viapol, a las 19.30 de la tarde. Más información en http://andaluciacarlista.com/2010/11/28/presentacion-del-libro-requetes-en-sevilla/


martes, 23 de noviembre de 2010

Muchas veces los deseos no se corresponden con los impulsos, y estos, muchas veces, son incomprendidos a los ojos de la razón. Cuando esto ocurre, el apoteosis del cuerpo y del alma se presenta duro. A eso se le llama adolescencia.


sábado, 20 de noviembre de 2010

Sombras del sábado.



Día de lluvia en Sevilla
Rosa Ana Martos Sitcha


Sepultura de agua

Es la lápida gastada,
sin nombre, de una fosa,
en un recuerdo amargo y olvidado


¡La lluvia! 
El frío poético y mojado;
el cadáver, ya corrupto
del invierno.

viernes, 12 de noviembre de 2010

El ocaso de los tiempos


La poesía extinguida
y la belleza apresada
en barrotes de bullicio.

Los rostros artificiales,
nuestra alma gastada 
por el tiempo.

El crepúsculo se acerca,
con pasos de gravedad
inusitada.




domingo, 7 de noviembre de 2010

La rebeldía del silencio.


"Silencio". Óleo sobre tela.
Ariel Gulluni


Soy el silencio, que callado
tengo sed de melodía,
de sonata, fuego o sinfonía.


Soy el silencio, que callado
no quiero ser mutismo
aunque mi voz de sangre,
sacuda la belleza de tu rostro.

viernes, 5 de noviembre de 2010

La esclavitud de las buenas intenciones

Tea Party Gathering at Washington D.C.


HazteOir, Derecho a Vivir, Tea Party... multitud de asociaciones en todo el mundo, que comparten un patrón ideológico concreto, están creando una lucha con excelentes intenciones en torno al creciente totalitarismo que está emanando de los poderes públicos, tales como el derecho a abortar (es decir, el derecho a matar en ciertos supuestos) o la posibilidad de convertir la historia en una histeria colectiva. Estas asociaciones tienen un marcado signo liberal, con un gran tinte neoconservador y que poseen ciertos y grandes valores respecto a la vida humana y a la libertad personal frente al estado omnipresente, omnisciente y omnipotente, es decir frente al Estado-Dios. Quieren devolver, a fin de cuentas, todas las competencias usurpadas al ciudadano de a pie, pero manteniendo las estructuras viciadas por ese sistema.

Sin embargo, ante esta actitud totalitaria, la batalla liberal moderada no saldrá victoriosa, aún más, me atrevo a decir que este liberalismo moderado, conservador y demócrata se volverá en contra de las libertades y competencias de los cuerpos básicos e intermedios de la sociedad que son las familias, los municipios, las comarcas, diputaciones y regiones. Al someter al juicio de la absoluta libertad dominada por los principios de la mayoría, la persona no puede actuar libremente. Todo esto ocurre por las siguientes razones:

1. Si nuestra sociedad se basa en la libertad y en una dignidad humana cuya base está reflejada solamente en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en la Constitución Española de turno (sea la de 1812, 1845, 1856 o 1978) que a fin de cuentas son meros documentos pactados, no se ofrece ninguna garantía a la sociedad ni al individuo de que su vida y sus libertades posean el valor que la ideología liberal presume. Tiene tanto valor como la mayoría, los gobiernos... crean que lo tienen. 
El liberalismo es eso: aconfesionalidad, destierro del pensamiento religioso y metafísico, destrucción de la ley natural... que es la única garantía que ofrece al ser humano seguridad. El Estado liberal ha desterrado de su poder a la influencia religiosa y ha creído que puede defender causas nobles sin un fundamento sobrenatural y eterno. Posiblemente sea así porque piensa que la recta razón está libre del furor popular, de la pasión humana... pero se equivoca flagrantemente.
2. ¿Cómo se puede intentar cambiar una sociedad devolviendo las competencias al ciudadano, si las estructuras que las debían mantener han sido absorbidas, no solo administrativamente, sino moralmente por el ansia de dominación estatal? El municipio, la comarca, la región, se han convertido, en el caso de España, en un profundo engañabobos social en el que sus competencias son meras concesiones, no asimetrías legales que permitan al ciudadano, según su circunstancia concreta hacer frente a esa libertad-derecho-deber universal que se encarna en la ley natural.
3.  Que es la libertad sin justicia, y que es la justicia sin ley firme, y que es la ley firme sin fundamento, y que es el fundamento sin sustancia. El liberalismo basa su ideología en la libertad, y esta en la justicia, pero ¿en el liberalismo existe una ley firme? No, porque al desterrar de su centro a Dios, a la ley natural, ha destruido toda sustancia eterna de la ley, reduciendo el fundamento a la doxa u opinión, que creamos o no lo creamos, cambia inevitablemente por la historia, porque la suma razón ni es poderosa, ni es inmune.  En definitiva, el liberalismo pende de un hilo, de un hilo lleno de buenas intenciones que son susceptibles del cambio por las modas, las necesidades y múltiples excusas que hacen inestable la justicia, que como dijo Platón, es lo fundamental para la construcción de una sociedad que merezca la pena.

Habiendo declamado estos asertos, creo haber dejado algo claro porque el liberalismo y el neoconservadurismo son simples ideologías, no un poderoso ideario donde la justicia y la libertad no se basan en simples convenios humanos, sino en profundos valores trascendentes. Es decir, solo un Orden Político Cristiano puede reformar a la sociedad y a la política frente al empuje del totalitarismo, la permisividad del libertinaje y el imprevisible relativismo moral.  Un mal camino está tomando HO, DAV y la defensa de la vida [i], porque solo con la objetividad de la fe, los hombres podremos defender nuestros derechos y deberes en la sociedad.


[i] Cuando digo esto, quiero que quede claro que admiro profundamente a estos activistas, no por sus ideología pero sí  por la que creo que es una lucha sincera, un esfuerzo que les honra.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

"Sois los últimos románticos que quedáis en España"




Las clases de inglés son un hastío a veces, sobre todo por culpa del sueño, la fatiga y las largas horas que la preceden cuando esta se sitúa a última hora. La gente se impacienta, no atiende, se duerme, y como todo correctivo en este sistema educativo, nadie piensa en las consecuencias.Hoy, tras haber pasado las fiestas de todos los santos y fieles difuntos (para algunos puente de Jalogüin) ha sido diferente. Con el pretexto de un reality show (similar al curso del 63), empezamos hablando de "la mili" y terminamos en la transición. Entonces se armó la gorda.

Y cuando he dicho que se armó, he de matizar diciendo que se formo una discusión tan acalorada cuando tu contrario es el profesor de Ingles, es el tutor de mi curso y además es el coordinador de Bachillerato. Y a todo se añade que mis grandes defectos estaban por medio: la pesadez. Y entonces, en estas circunstancias parecía escucharse un elogio a la transición, y como buen carlista que soy, este piropo a la falsa democracia se me presentó como una afrenta personal.

1º Oí un elogio al espíritu demócrata del Rey y sus cortesanos franquistas, por permitir la amnistía de Santiago Carrillo[i]. A lo que yo respondí, y además con completa sinceridad y sin animo de caldear el ambiente: ¿Es justo perdonar a alguien que ha ejecutado a tantas personas de tan modo injusto en Paracuellos del Jarama? (Y lo pregunto del mismo modo que pienso en la crueldad de algunos del bando nacional[ii], al que apoyo en su ideal de defender los valores de la patria) Recibí el calificativo de demagogo (y posiblemente sería un argumento tal, no lo niego).

2º Tras este rifirrafe, comencé a oír elogios a Juan Carlos Alfonso Víctor María de Borbón y Borbón-Dos Sicilias, o más comúnmente llamado Juan Carlos I de Borbón, y entonces me bulló la sangre  por dos razones: Ni el rey es tan santo, ni el rey es tan demócrata. Entonces describí, en un enardecimiento ciego de mi ira, los sucesos de Montejurra, aquel suceso tan fatídico, promovido por Juan Carlos I que mandó al lefevrista Don Sixto Enrique de Borbón-Parma Bourbon-Busset, ilegítimo heredero al trono carlista,  a derrocar a su hermano, y también ilegítimo pretendiente al trono carlista, Don Carlos Hugo de Borbón-Parma Bourbon-Busset (Requiescat in Pace). Murieron dos hombres, hubo varios heridos, el carlismo, que tenía mucha fuerza, se quedo sin ella, fue ilegalizado hasta el término del periodo de transición más inmediato del régimen a la democracia... todo por los anhelos de poder de un rey, y por la necesidad de la camarilla de nuestro "supuesto rey" de mantenerse apalancados en esa estructura de poder corrupta que hasta hoy sigue sostenida.

A esto don Francisco (profesor de inglés)[iii], que es, si soy sincero, lo que más me dolió, me respondió:

- LOS CARLISTAS SOIS LOS ÚLTIMOS ROMÁNTICOS QUE QUEDÁIS EN ESPAÑA

A esto yo respondí:

- AL SENADO (AUNQUE CIERTAMENTE SOMOS UNA CIFRA MODESTA) NOS VOTARON 45000 PERSONAS...

A lo que muy  audaz reiteró:

- PUES SOIS LOS ÚLTIMOS 45000 ROMÁNTICOS QUE QUEDÁIS EN ESPAÑA...

Y me quedé completamente sin armas cuando siempre inoportuna o impuntual, sonó la sirena. Por ahí se hubo de salvar el liberal frente a mi grito contrarrevolucionario. Y sí, ciertamente soy romántico, pero no por Carlos María, sino por Bécquer, Rosalía de Castro, José de Espronceda, Lord Byron... Por lo político, aunque parezca irónico, soy muy realista, casi naturalista.

Todo queda dicho.



[i] Santiago Carrillo, siendo como fue del otro bando merece todo mi respeto y no quiero caer en ese rifirrafe sobre su condición de homicida o no. Ante todo es una persona, que aunque no comulgando con sus ideas políticas, lo respeto ante todo.

[ii]Cuando me refiero al bando nacional quiero pedir que  no relacionen con los ambientes fascistoides provenientes de Falange y los resultados del decreto de unificación de 1937, que tuvo un resultado dañino para la patria y para la Iglesia Católica que se encontraba en situaciones difíciles antes de la sublevación. Puede relacionarme usted si lo desea con el catolicismo y su defensa, pero no con el asesinato cruel y la personalidad taimada de muchos que tomaron la guerra, no como una Santa Cruzada, sino como una oportunidad de tomar el poder. 


[iii]Mi profesor de inglés es un gran hombre, de esos de los que te apoyan cuando lo necesitan y al que tengo mucho aprecio. De hecho, ayer leyó la entrada y se disgustó porque creía que me había hecho daño. El tono de mi texto me ha parecido un poco irrespetuoso, aunque soy firme defensor de lo que he dicho. De todas maneras sabía bien a lo que me arriesgaba y a lo que no. Sabía que podía leerlo y sentirse molesto y sabía también que no sería alguien injusto conmigo, porque ante todo es un profesional humano, que quede claro.


sábado, 30 de octubre de 2010

Otoño


Paisaje otoñal con árboles
Vincent Van Goth

Tras dos semanas de absoluto apocamiento poético, he resurgido de mis cenizas con un humilde curso de mecanografía y el otoño a mis espaldas. Su textura húmeda, su grito aterciopelado, su mal humor, su magia mundana, su extraordinaria cotidianidad, su infinita vejez... Con la lluvia, el otoño ha vuelto a mi vida con su áspero carácter. Y lo temo y lo amo y lo odio y lo aprecio... porque aunque el convoque siempre de su seno la profunda nostalgia, se muy bien que no puedo vivir sin esa angustia, pues yo he nacido en ella, ella me ha educado, ella me ha acogido y ella me ha consolado.

Bendito otoño de hojas amarillas y de semblante serio. Bendito amigo que cada año, tras su viaje al sur profundo, siempre vuelve con amores nuevos, con renovado mal agüero y amistad dañina. 

viernes, 15 de octubre de 2010

La voz de un profeta pagano.

Enseñar a necios es como pegar tiestos rotos;
hablar a quien no escucha,
como despertar a alguien de un sueño profundo.
Quien razona con un necio razona con uno dormido;
al terminar le dirá: "¿Qué pasa?"
Por un difunto, llora, pues le falta la luz;
por un necio, llora, pues le falta la inteligencia.
Por un muerto, llora con mesura, pues ya descansó,
pero peor que la muerte es la vida del necio.
El luto por un difunto son siete días,
pero por un necio e impío, todos los días de su vida.
No hables demasiado con un necio,
ni andes en compañía de un insensato.
Guárdate de él, para no tener disgustos,
y no te manchará al rozarle.
Aléjate de él y hallarás descanso,
y no te aburrirá su necedad.
¿Hay algo más pesado que el plomo?
¿Cuál es su nombre, sino "el necio"?
Arena, sal y bola de hierro son más fáciles de llevar...


...................[Eclesiástico 22, 7-18]


Habitualmente encuentro algún poema o algún detalle que me llama la atención en Rayos y Truenos. Esta vez, ha sido unos versos del Eclesiástico, que al leerlos me han conmocionado. Por una parte me han producido intenso placer leerlos, sobre todo por la soberbia propia de aquel que se considera que posee verdades innegables; y por otra parte he sentido miedo, terror a ser como el necio que describe. Pero no es demasiado relevante como me sienta yo, o si debo hacer examen de conciencia respecto a mi actitud interior. Me ha llamado la atención sobre todo, porque cada vez que leo a Platón, en esos primeros diálogos  de juventud, me parece que lo que cita de su maestro Sócrates refleja verdadera inspiración de Apolo, de ese Dios de rectitud que le encomendó destruir la rigidez del dogmático y la flexible cobardía del sofista. 

Y en mis cavilaciones desesperadas, extrañas y que rozan el límite de lo absurdo, me pregunto si esa «voz profética dentro de mí, proveniente de un poder superior» fuera realmente la voz de nuestra cultura cristiana. Suenan de tal modo las convicciones de este filósofo, que me invita a plantearme si puede haberse visto influido por la inspiración divina. Porque si atendemos al profundo sentido de la necedad, que da el poema citado al comienzo, daremos cuenta que habla con el mismo tono que cuando se sucedían las condenas de Sócrates a la ignoracia. Recordemos, tal y como, de forma negativa, analizó Nietzsche, Sócrates supuso el síntoma de cambio cultural, de paso a la vida mesurada, al abrazo de nuestra historia humana particular con el poder de la moderación, de la templanza.

miércoles, 13 de octubre de 2010

Siempre clásico, siempre antiguo

Ciertamente, se podría decir de mí que soy gran partidario de Jorge Manrique. Siempre, como un extraño sendero obligado por mi corazón, he tenido admiración por lo pasado. Mis chalecos de cuando niño; los zapatos gastados que compre hace dos años; la maleta de hace tres cursos; Frank Sinatra y la música clásica; mi amor al ideal medieval; mi amor al mundo griego, tanto artístico y filosófico como vital... Y tengo 17 años.

Y ya expliqué, porque profeso tanto odio a esta modernidad en aquella entrada "El Monstruo de la Edad Contemporánea" Sin embargo, la cuestión va mucho más allá. Temo al futuro. Lo temo profundamente. Y no me aterra por mí, por mi devenir en el breve lapso temporal que me pertenece en esta larga línea del tiempo, sino por el futuro de la cultura. Soy el prototipo del conservador radical, lo sé, porque no defiendo los valores de nuestro antepasados, sino que defiendo la totalidad del cosmos clásico. Y en este descorazonador sentimiento hay también un poco de soberbia y desconfianza.

Mi ser está profundamente dividido entre mi razón, que aboga por avanzar junto al mundo, y mi mundo sensible, que me pide, me ruega profundamente que no deje de amar a nuestro pasado. Y ese mundo interior envidia, se ha vuelto malhumorado contra los adultos, los mayores, los libros de historia... porque ellos, con derecho o sin él, han vivido aquellos tiempos sagrados para mí. 


¡Maldito tiempo que pasa. Maldita eternidad que no llega!

martes, 12 de octubre de 2010

La nación inexistente



La libertad guiando al pueblo
Eugène Delacroix

La definición más extendida de lo que es una nación, nos dice que es una comunión de personas con una misma cultura, lengua, tradición, historia y misma forma de concebir el derecho y la organización de la sociedad, por lo menos en unos mínimos. Entendiendo el contexto de donde surge, que es los influjos ilustrados de la Francia Revolucionaria, hemos de darnos cuenta de algunas ideas:

La nación es un invento ilustrado. ¿Existe nación? ¿Las personas nos sentimos naturalmente unidas por una lengua, una cultura, una tradición? ¿Es la cultura un instrumento de unión? Me da la impresión, que el concepto nación es extrapolar el sentido de la patria al hombre. La patria, como poso cultural, como legado tanto material como intelectual, sirve al hombre en la vida en sociedad para que siga, en cierto modo, la tradición de sus antepasados. La nación es, sin embargo, la abstracción de la patria, la utilización que hace el hombre de su cultura en beneficio suyo y del pueblo. En definitiva, el respeto a la patria supone el respeto a nuestro pasado. El respeto a la nación supone la utilización de nuestro pasado para conquistar nuestro futuro.

Por ello considero que el poder del nacionalismo es ilegítimo, una forma de dominación y alienación (y lo digo así aunque suene marxista). No existe una comunidad unida por una cultura común, más bien, una sociedad unida en una cultura común, en las relaciones interpersonales que se desarrollan dentro de unos patrones que nos permiten trabajar juntos. Por ello, en este siglo XXI, no podemos entender la idea España como una, porque aquellos que pretenden hacer de España una nación, obtendrán arena, pero aquellos que pretendan hacer de ella una patria encontrarán un pasado, un presente y un futuro que, además de no excluir a otras comunidades y culturas, las integra.


Escudo del Reino de España
de la rama de Anjou


Pero claro, de esto no entendemos nosotros demasiado. Una política de fueros, de leyes respetuosas con las costumbres, habría solucionado tanto separatismo y odio entre hermanos. No hubiera habido tantas guerras civiles. Pero claro, Felipe de Anjou, Pepe Botella, Argüelles, Jovellanos, Riego y compañía tuvieron que estropearlo todo. Cosas propias de españoles.


domingo, 10 de octubre de 2010

La osadía de corregir a Santo Tomás de Aquino.

Leyendo "Introducción a la Filosofía" de Mariano Artigas, un sacerdote filósofo muerto hace relativamente poco tiempo, me encontré con una afirmación que hacía suya y que provenía del mismo Santo Tomás. Y no es que yo pretenda hacerle frente a este filósofo, subido a los hombros de Aristóteles, pero me hizo pensar.
El arte "es un conocimiento que tiene cierta universalidad, y que, en este sentido está por encima de la simple experiencia, surgida de los casos concretos: por el arte , se sabe el porqué (...) Por encima del arte está la ciencia, que es el conocimiento por sus causas de algo que no es inmediatamente evidente: supone pues, un razonamiento por el que se pasa de unos conocimientos a otros mediante el uso de la lógica"(1)

Reconozco mis amplias limitaciones respecto a la filosofía y que espero paliar con los futuros años de mi dedicación a esta, pero no sé porqué, a lo mejor porque escribo poesía o porque la leo con más cuidado que cuando la escribo, pero la respuesta de este sabio y de su referencia tomista no me convence. 

Puede, y con razón, que se me pueda calificar nietzscheano aunque me parezca no llego a esos extremos, ya que en mi mente se ha asentado el firme argumento de que la literatura, el arte... tal y como decía el filósofo alemán, poseen mucha más sustancia y oportunidad de conocer que la pura y recta razón.  Pensar, cavilar, deducir... son actividades en las que el filósofo se siente en su terreno: el pensamiento; donde puede modelar la idea de la realidad. Sin embargo, es en la vida donde todo discurre de distinta manera, donde todo se presenta como peligroso y donde también reside la bondad, Dios y todas las realidades fotografiadas para el pensamiento.


En cierto modo, aunque la filosofía y la vida son necesarias, el arte no está supeditado a ellas. Más aún, me parece, tengo la extraña convicción, de que en el terreno donde el mundo de la razón y el impulso que recorre nuestra cotidianidad se funden, surge el arte, como fusión misteriosa entre aquello que pensamos y aquello que vivimos, aquello que nos conduce a la verdad racional y a la verdad de los sentidos.


(1)ARTIGAS, Mariano: Introducción a la Filosofía. EUNSA, Editado e impreso en España; 18

sábado, 9 de octubre de 2010

Poesía, Política y Filosofía

Los que me conocéis, sabéis muy bien como me atrae la política. Me encanta la lucha por el poder responsable, la batalla por lograr políticos que sean honrados... Sin embargo, no solo no me satisface pensar en ella, sino que me "duele" (literalmente lo digo) hablar de política. El alma, tras las largas conversaciones con mi razón y mis sentimientos, se agota. No puede sentirse a gusto en un mundo donde el problema político parece tan sencillo y sin embargo toma una complejidad cargante, anti poética, anti filosófica, deshumanizada.





Hablamos de Zapatero, Rajoy, Llamazares, Rosa Díez, Franco... y toda la cohorte de políticos que ha habido y quedan por haber, y sin embargo, o por lo menos yo lo noto así, intuyo que todo en el poder se convierte en una broma de mal gusto, en una tomadura de pelo que llega a ser pesada. En cierto modo, cuando me pongo a contemplar un cuadro de arte contemporáneo, veo ciertamente el mismo tipo de engaño (¡Cuidado! No todo el arte contemporáneo es malo y engañoso, permítanme generalizar). 

Cuando vemos una cuerda colgada del techo y nos proclaman que eso es un arte cool, moderno, con un sentimentalismo que refleja la angustia del artista... pensamos para nuestros adentros que todo eso es una nube de evasivas sin fundamentos a una realidad sencilla y simple. El arte está no solo para el que lo hace, sino para el que lo ve, y si el que lo contempla se queda a ciegas completamente, juzgo, seguramente mal, que no es arte, es un intento de sentimentalismo, poesía barata. La política, en estos últimos tiempos se comporta igual. Nos han presentado una cuerda que asoma progreso, catástrofe, cambio climático, matrimonio homosexual, igualdad entre hombres y mujeres, dignidad humana... Realidad respetables, algunas deleznables, otras dignas de defensa, pero en el contexto en el que se presentan, muestran la simple evasiva. Y no me refiero a que los políticos quieran amasar el poder, que es claro, sino que en todas esas ambiciones, despechos y verdaderas intenciones no hay significado. El hombre en cierto modo ha perdido no solo el sentido de su vida, sino la definición de sí mismo.

Me duele el alma por ello, y lo intento, intento reanimar mi definición, mi palabra, mi adjetivo vital, y no lo encuentro. Y busco en la poesía, y en la verdad universal de la filosofía... Y no encuentro la sintaxis de mi alma. 

domingo, 3 de octubre de 2010

...Maldita poesía...

Crisol que se refleja en los árboles,
la bruma, que se asienta en nuestras calles,
la historia que nos cuenta nuestro pasado.

Lo nombro y no me  importa nada...

sábado, 25 de septiembre de 2010

Hermanas caprichosas. Amantes malcriadas.


No sé porque pero la poesía es extremadamente caprichosa, al igual que la vida. Cuando pretendes escribir, ella, musa de los sueños, se escurre entre la maleza de los pensamientos. Cuando te viene, le tienes profundo miedo, miedo a que tus versos no sean dignos de llamarse tales. La vida, como quintaesencia del poeta, también se comporta así. Algunos días se escapa entre el cansancio, la apatía... y cuando viene a abrazarte con todos sus dolores y pasiones y virtudes y defectos, produce terror. Vida y poesía son hermanas caprichosas, mimadas por la admiración de aquellos que intentamos cultivarlas. 

Y estoy cansado, no sé como educar ni a mis sentimientos ni a los suyos. Puede que sea porque mi autoridad sobre ellas es tan poca como mi soplo contra el huracán. Quisiera que me vieran como un padre y no como un amado, un amado que las anhela, que las desea, que las necesita. Pero ellas ven como escribo esta entrada con desconsuelo. Pero ellas ven que tanta es mi sed de su presencia que mis ordenes son simples susurros de hojarasca en el tremebundo ruido de lo real.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Resucitar nuestro miedo

heinrich_fuseli_nightmare
The Nightmare by Henry Fuseli, 1782:

Palabra de la sangre derramada,
taladro del espíritu escondido,
refugio de la angustia ante la luz
que surge, con el arma del calor
a sus espaldas.

Resucitar nuestro miedo supone
sufrir la pesadilla en la vigilia,
supone ante todo, captarlo, ¡sí!,
- lo sublime -
en forma de papel y tinta 

domingo, 19 de septiembre de 2010

La mentira más vieja que la gente cree


Antes de nada he de decir que no tengo nada en contra de la masonería como institución y su libertad para existir en cualquier circunstancia social permitida. Es cierto que su ideario me produce repugnancia, sin embargo, como todos somos libres de creer lo que queramos, siempre que no vaya en contra de la legalidad, pues no me importa que la organización se desarrolle como una forma de actitud ante la realidad social. Lo que sí me molesta, es que dicha organización no sea ni transparente, ni abierta, ni sincera.


Paloma Martínez Lasierra, reconocida masona, afirma en la entrevista que le realizaron en ABC, que la organización sufre todavía hoy las imprecaciones de "rojo masón" o demás apelativos fundamentalmente de corte ultraderechista, «porque gente joven, que no tiene ni idea de la masonería, aún carga con el prejuicio de que se trata de algo horroroso.» Es curioso que diga esto una miembro de una comunidad que ha sido responsable de amenazas a muerte a personas que han hablado de la masonería como Maurice Caillet, escritor del libro "Yo fui masón"; o desapariciones como la de William Morgan, cuyo supuesto asesinato supuso el principio del Partido Antimasón. Es cierto que debemos ser comprensivos con los cambios, y con las situaciones geográficas de las logias, sobre todo con la española, que es presumiblemente machista, racista y anticlerical y a la que por filtraciones a las que he tenido acceso, pertenecen famosos miembros de la izquierda radical española.


Hablemos claro, si no tenéis las intenciones tan extrañas que se os atribuyen, ¿por qué no se ha expedido un informe al la opinión española sobre los miembros que pertenecen a esta organización? Es de interés público saber bien y de forma bastante clara como influye una sociedad de este tipo en nuestra vida política, y sin embargo os calláis, manteniendo vuestro secreto y confirmando nuestras sospechas de que ocultáis intenciones ideológicas poco honradas y que no se corresponden con la mayoría democrática, ni con los derechos fundamentales de todo ser humano.

¿Cuántos y quiénes sois? ¿Cuántas y Cuáles son vuestras intenciones? ¿Las logias públicas son sociedades paramasónicas o masonería verdadera? ¿Es un bulo vuestra liturgia, producto de una envidia a la liturgia religiosa? ¿Cuánta es vuestra influencia en asambleas tan importantes como la Cámara de Representantes o el Senado en EEUU? Tantas preguntas y escasísimas respuestas, siempre plagadas de evasivas. No pretendo ser un obseso de las conspiraciones pero admitámoslo, aquí ocurre algo raro.

Lo siento...

*I amar prestar aen (El Mundo ha cambiado)
Han mathon ne nen (Lo siento en el agua)
Han mathon ne chae (Lo siento en la tierra)
A han noston ned gwilith (Lo huelo en el aire)