Licencia Creative Commons
Hojas al vuelo por Máximo Silencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en hojasalvuelo.blogspot.com.

martes, 8 de diciembre de 2009

El anciano y su jardín (I)


Érase una vez en una casa sencilla, vestida de blanco y de jardines tan verdes como la esperanza, un anciano solitario. Era alto, tenía una clava pronunciada, salpicada por alguna cana y poseía unos ojos de negro sombrío que exalaban un temor a aquel que los mirara fijamente.

Pocos habían estado entre las paredes de su hermoso hogar, aunque yo tuve la suerte, cuando mis piernas eran fuertes y mis cabellos de bruñido negro como la noche, de conocer aquel intrincado frenesí de papeles en desorden y polvo a doquier.

Mi abuelo no era un hombre corriente, sino un ermitaño de las letras. Nunca traspasaba la cancela verde que rodeaba al jardín. Arreglaba sus rosas amarillas, las margaritas que tanto gustaban a mi madre y tomaba el sol como todos los ancianos que frecuentan los pueblos.

4 comentarios:

Jorgelo dijo...

Precioso realtio breve sobre ese entrañable abuelo y magnífico blog, me encanta y me uno como seguidor. Sldos.

Antonio Rivero dijo...

Jorgelo, muchas gracias. Encantado de que te pases por este rinconcito.

Saludos

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hola, me ha encantado esta narración sobre tu abuelo, es fresca y sincera y empleas un lenguaje muy escogido. Mi compañero en uno de mis tres blogs, Jorgelo, me recomendó tu blog y llevaba razón: me uno a él como seguidora. Un besote fuerte y feliz finde.

Antonio Rivero dijo...

Mayte, he visto tus blogs y me han encantado también. Ya dejaré algún comentario, pues de momento no he tenido tiempo. Encantado de que os paséis por aquí y buen finde.

Saludos desde este rinconcito de invierno...

Lo siento...

*I amar prestar aen (El Mundo ha cambiado)
Han mathon ne nen (Lo siento en el agua)
Han mathon ne chae (Lo siento en la tierra)
A han noston ned gwilith (Lo huelo en el aire)