Licencia Creative Commons
Hojas al vuelo por Máximo Silencio se encuentra bajo una Licencia Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported.
Basada en una obra en hojasalvuelo.blogspot.com.

viernes, 23 de octubre de 2009

Diario de un espíritu encarnado



Una semana algo melancólica pero mágica al fin y al cabo. Oscuridad en la madrugada húmeda de octubre. Son las siete de la mañana y las legañas inundan mis ojos entreabiertos. Me acomodo entre las sábanas de blanco suave y unas voces claman levantarse. Al mediodía se exasperan los nervios por los exámenes y por la noche crujen los tobillos de improvisto. Han sido días en que las lágrimas del cielo han colmado nuestros vasos en la tierra...

Enterarse de una mala noticia el lunes, por la mañana temprano, es un crimen del destino doloroso. Observar como unos niños, de pocos años menos, se han corrompido en el abismo, observar como los cipreses balancean sus ramas anunciando la tristeza que ondea ya en el viento...

La magia no son palabrejas de ficción mal inventadas sino que embauca todo en la tristeza de los lunes y los catarros de los viernes... Nadie espera otra cosa de este mundo, solo los locos creen que la vida anda entre los sueños de sol y luna del ocaso. La
vida es día o noche. El ocaso: un burdo engaño del mundo adormilado...
_____________________________________
Pintura de Ernest Descals
_____________________________________

8 comentarios:

Capitán dijo...

Dura semana, sin duda, qué ciertos los catarros de los viernes.

Antonio Rivero dijo...

Tan ciertos como que yo estoy acatarrado Capitán. Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Me ha gustado mucho el final de tu texto. Ésa es una bella forma de ver el ocaso. Un placer pasar por aquí.

Antonio Rivero dijo...

Encantado de recibirte. Siempre es un placer recibir a nuevos comentarios en mi saloncito del otoño.

SAludos

Rocío dijo...

Afortunadamente todas las semanas nos dejan - pese a algunas amarguras - algo de magia, siempre hay un momento que hacen que haya merecido la pena ese madrugar cada día, ese no parar... Buen domingo, Antonio.

Antonio Rivero dijo...

Rocío: Sin esa sal no merecería la pena vivir...

Saludos

redaccion dijo...

Hola amigo, estoy encantado con que hayas incorporado mis Pinturas en tu Web, en la de la Calle de Paris,te faltaria poner mi nombre como Autor de la obra, te lo agredeceré,Gracias, Ernest Descals.

Antonio Rivero dijo...

Señor Ernest Descals, ya tiene la cita. Le felicito por este cuadro tan bello y gracias por permitirme usarlo como ilustración en mi blog...

Saludos

Lo siento...

*I amar prestar aen (El Mundo ha cambiado)
Han mathon ne nen (Lo siento en el agua)
Han mathon ne chae (Lo siento en la tierra)
A han noston ned gwilith (Lo huelo en el aire)